Deportes

Medina, ficha de Varela se alista para dirigir la PN

Una nueva historia de conspiración se toma la Policía Nacional (PN). Grupos de poder están promoviendo el nombramiento de uno de los comisionados más leales al expresidente de la República, Juan Carlos Varela, para el puesto de director de la Policía Nacional: Gabriel Medina, actual jefe de seguridad penitenciaria. Versión impresa Fuentes oficiales afirman que el actual director de la Policía Nacional, Jorge Miranda, en una inesperada decisión se acogerá a su jubilación en octubre próximo, dando pie a promover el nombramiento del comisionado Medina. Detrás de la promoción de Medina en el gobierno de Laurentino Cortizo está el asesor presidencial y el comisionado retirado José Gómez, el ex director del Servicio de Protección Institucional (SPI) vinculado al caso de la golpiza contra los pacientes contaminados con dietilenglicol, en julio del año 2007. A Gómez también se le conoce por la cercanía que tuvo con el expresidente venezolano Hugo Chávez, luego de haber sido compañeros en los cursos militares y compadres. Ahora Gómez, vetado por la embajada de Estados Unidos (EE.UU.), busca colocar a Medina, otra de sus fichas, como director de la Policía Nacional. Ya Gómez logró que se nombrara a inicios de este Gobierno al actual director del SPI, Julio César Jean-Louis Garrido. Incluso, la oficina de Gómez en la Presidencia está dentro del SPI. Medina seguiría vinculado a una red de exoficiales policiales que operan una estructura clandestina de espionaje vinculada al grupo de Varela, junto el exdirector de la Policía Nacional, Omar Pinzón y el agente Erick Espinoza, un operador externo del Consejo de Seguridad.’ 2007 año en que José Gómez estuvo involucrado en la golpiza pacientes con dietilenglicol

Una nueva historia de conspiración se toma la Policía Nacional (PN). Grupos de poder están promoviendo el nombramiento de uno de los comisionados más leales al expresidente de la República, Juan Carlos Varela, para el puesto de director de la Policía Nacional: Gabriel Medina, actual jefe de seguridad penitenciaria. Versión impresa Fuentes oficiales afirman que el actual director de la Policía Nacional, Jorge Miranda, en una inesperada decisión se acogerá a su jubilación en octubre próximo, dando pie a promover el nombramiento del comisionado Medina. Detrás de la promoción de Medina en el gobierno de Laurentino Cortizo está el asesor presidencial y el comisionado retirado José Gómez, el ex director del Servicio de Protección Institucional (SPI) vinculado al caso de la golpiza contra los pacientes contaminados con dietilenglicol, en julio del año 2007. A Gómez también se le conoce por la cercanía que tuvo con el expresidente venezolano Hugo Chávez, luego de haber sido compañeros en los cursos militares y compadres. Ahora Gómez, vetado por la embajada de Estados Unidos (EE.UU.), busca colocar a Medina, otra de sus fichas, como director de la Policía Nacional. Ya Gómez logró que se nombrara a inicios de este Gobierno al actual director del SPI, Julio César Jean-Louis Garrido. Incluso, la oficina de Gómez en la Presidencia está dentro del SPI. Medina seguiría vinculado a una red de exoficiales policiales que operan una estructura clandestina de espionaje vinculada al grupo de Varela, junto el exdirector de la Policía Nacional, Omar Pinzón y el agente Erick Espinoza, un operador externo del Consejo de Seguridad.’ 2007 año en que José Gómez estuvo involucrado en la golpiza pacientes con dietilenglicol.

20 millones en compras de uniformes habría gestionado Medina en el Gobierno anterior.

En el gobierno pasado, Medina estuvo encargado de la parte financiera de la Policía Nacional desde donde habría acomodado compras y licitaciones a favor de los aliados de Varela, Omar Pinzón y el exministro consejero Taher Yaffar. Incluso se informó que Medina gestionó las compras millonarias a las empresas vinculadas al empresario Tony NG, hoy detenido por un supuesto caso de blanqueo de capitales producto de narcotráfico y carteles mexicanos. Ello incluyó la compra de más de 20 millones de dólares en uniformes policiales a la empresa 5.11 Panamá, también de Tony NG, siendo el director de la Policía Nacional, el comisionado Omar Pinzón. Medina se prestó para todo el plan de persecución política de Juan Carlos Varela y hasta llegó maltratar a los presos de la cárcel El Renacer, de acuerdo con señalamientos de reclusos que estuvieron en ese centro penitenciario. Además, Medina se encargó de doblegar en varias ocasiones a los presos que fueron trasladados a la polémica cárcel de Punta Coco, creada por Varela, levantando acusaciones de maltratos y violación a los derechos humanos. Un informe de inteligencia, filtrado a este medio, ya advirtió que el nombramiento de Medina como director de la Policía Nacional sería permitir que grupos de izquierda afines al movimiento bolivariano accedan a la Fuerza Pública y otros puestos de poder, “e igualmente facilitaría el encubrimiento de las supuestas actividades ilícitas que realizó JCV” (Varela). Medina también está vinculado al arresto del Mayor del Senafront, Alex Cedeño, al cual procedió a armarle un expediente que ha sido denunciado de “amañado e ilegal”. Gabriel Medina actuó bajo órdenes del exdirector de Consejo de Seguridad Nacional, Rolando López Pérez, la cabeza en ese entonces del aparato de persecución policial y espionaje que utilizó el exmandatario Varela.