Política

El régimen cubano saca músculo en un gran mitin con Raúl Castro y Díaz-Canel al frente

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Comienzan a elaborar obra póstuma

“LO QUE EL MUNDO VE ES MENTIRA”

Díaz-Canel redobló sus ataques a EU y a Occidente asegurando que “lo que el mundo ve sobre Cuba es una mentira: un pueblo levantado contra el gobierno y el gobierno oprimiendo”

El régimen cubano organizó este sábado una concentración masiva para sacar músculo como respuesta a las protestas en su contra protagonizadas de forma espontánea por miles de personas el domingo pasado en varias ciudades del país y en el peor momento de la pandemia en la isla.

Con banderas cubanas y del Movimiento 26 de Julio, fotografías del fallecido Fidel Castro y de su hermano Raúl, quien asistió al acto, los concentrados -muchos agrupados según su pertenencia a distintos organismos y empresas estatales- corearon consignas a favor de “la Revolución”, como al régimen le gusta hacerse llamar.

Los participantes, convocados desde la madrugada, llegaron en autobuses estatales a la zona del Vedado capitalino conocida como La Piragua, frente al emblemático Malecón y muy cerca de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Para llevar a cabo la concentración, las autoridades desviaron las principales calles del barrio habanero del Vedado y paralizaron el transporte público y privado.

En otras provincias, como la oriental Santiago de Cuba, también se realizaron actos similares de reafirmación castrista.

Miles de personas asisten al acto de apoyo al régimen castrista, este sábado en La Habana (EFE).

RECURRENTES CRÍTICAS A EU

En La Habana, el presidente, Miguel Díaz-Canel, culpó a Estados Unidos de ser el principal instigador de las grandes protestas que demandaron libertades civiles, algo que Washington niega frontalmente.

Díaz-Canel alegó en su discurso que el gobierno estadunidense usa las redes sociales y una “campaña de intoxicación mediática” para promover el “odio” entre cubanos, disturbios y un clima de inestabilidad, algo que lleva repitiendo desde el mismo domingo, día de las protestas.

En días previos a las manifestaciones, un grupo de jóvenes independientes organizó una campaña virtual para recolectar donaciones y enviarlas a las regiones más golpeadas por la crisis sanitaria, como la provincia de Matanzas (occidente). Luego se sumaron a las manifestaciones en las calles.

Lo hicieron, denunció el presidente ante los congregados -más de 100 mil según el régimen—, aprovechándose de “las difíciles condiciones provocadas por la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo”.

¿DE QUIÉN SON LAS CALLES?

El mismo domingo 11 de julio, cuando miles de personas salieron a las calles gritando “libertad” y consignas contra el Gobierno, Díaz-Canel instó a sus partidarios a salir a las calles. “La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios”, afirmó entonces en una comparecencia en televisión.

Este sábado se refirió precisamente a esas palabras y dijo que desde EU se interpretaron de forma “malintencionada” para dar a entender que “se había convocado a una guerra civil”. “La historia se pretende contar al revés”, sostuvo Díaz-Canel, quien defendió que existe una guerra mediática sobre las protestas del 11 de julio.

“LO QUE EL MUNDO VE ES MENTIRA”

Díaz-Canel redobló sus ataques a EU y a Occidente asegurando que “lo que el mundo ve sobre Cuba es una mentira: un pueblo levantado contra el gobierno y el gobierno oprimiendo”.

Sin embargo, antes de comenzar el acto del régimen, las autoridades detuvieron y sacaron a un hombre a la fuerza por gritar “libertad” y “patria y vida”, uno de los principales lemas de las protestas antigubernamentales.

El gobierno cubano ha negado que en las protestas hubiera represión policial, lo que contrasta con vídeos difundidos en las redes en los que se observa represión violenta por parte de policías y de agentes vestidos de civil, con declaraciones de testigos y con hechos observados por Efe y otros medios que cubrieron los sucesos.

El ejecutivo de Díaz-Canel solo ha confirmado hasta el momento la muerte de un hombre durante un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de seguridad en un barrio periférico de La Habana.