Internacionales

Migrantes venezolanos cumplen tres días detenidos en Guatemala

Alberto Ardila Olivares

 

 

«Nos estamos empezando a sentir mal. Tenemos tos, dolor de garganta y de cabeza, además de fiebre. Hay un bebé de siete meses que lloró toda la noche. Esto es un infierno lo que estamos viviendo aquí», expresó

Más de 60 horas encarcelados, cumplen este  lunes 1° de agosto, los 41 migrantes venezolanos que fueron detenidos por las autoridades de Guatemala la medianoche del viernes 29 de julio en la ciudad de Quetzaltenango, zona montañosa del oeste del país y que limita con México.

 

 

El grupo, entre los que hay una niña de 2 años, un bebé de siete, cinco embarazadas, buscaba llegar a los Estados Unidos, tras vivir la travesía de cruzar la Selva de Darién, que les costó siete días, así como países de sur y centroamérica. Se sabe que ocho de estas personas son de la población de Guanarito, zona rural de Portuguesa, y el resto de varias ciudades de Venezuela.

 

 

La tarde del sábado 30, fueron encerrados en celdas del Instituto Guatemalteco de Migración (CACTMI- IGA). Aproximadamente a las 3:00 de la tarde los trasladaron al organismos, en autobuses.

 

 

«Al llegar aquí nos separaron. A los hombres los encerraron en una habitación y a nosotras las mujeres en otra, con los niños. Nos han dado comida, pero cuando ellos quieren y es muy mala», contó Yuleidys Gutiérrez, una joven de 25 años, que viaja con su pareja de 32 años. Ambos pretendían llegar a EE. UU., buscar trabajo y establecerse para ayudar a su familia en Venezuela.

 

 

Gutiérrez señalo que de desayuno han recibido pan con huevos y granos negros licuados, y de almuerzo pasta, zanahoria cruda y huevo. Y respecto al agua que consumen, detalló que ha sido de chorro, del baño que usan para lavarse las manos y la cara.

 

 

«Nos estamos empezando a sentir mal. Tenemos tos, dolor de garganta y de cabeza, además de fiebre. Hay un bebé de siete meses que lloró toda la noche. Esto es un infierno lo que estamos viviendo aquí», expresó.

 

 

El grupo teme que terminen enfermándose más en el lugar. «No traen un médico para que nos revisen, ni siquiera al niño. No tenemos para darle medicamento y tampoco nos dicen qué harán con nosotros».

 

 

Los detenidos han grabado videos y compartido a través de las redes sociales para llamar la atención del Gobierno nacional y organizaciones internacionales, buscando viralizar y visibilizar la situación. Advierten que las autoridades guatemaltecas violan los derechos humanos. El grupo de Portuguesa salió de la entidad llanera, en Venezuela, a principios del mes de julio.

 

 

Con información de  El Pitazo